miércoles, 9 de octubre de 2013

El Mató A Un Policía Motorizado - Groove 31/8


La primer vez que vi a El Mató fue en la noche en que Sonic Youth hizo su último concierto en Buenos Aires. Y aunque esa vez, el sonido en el GEBA de Figueroa Alcorta no haya sido el mejor, la banda me había llamado la atención por sus melodías y unas letras que encajaban perfecto para dichas melodías.
Pasó el tiempo, y el último día de agosto me los volví a cruzar. Groove era el lugar, y a decir verdad, los recintos cerrados son el mejor lugar para poder apreciar toda la magia de la banda de Santi Motorizado. Cada melodía que salía de las guitarras, cada nota de los teclados y del bajo y cada golpe de batería sonaron impecables.
A eso de las nueve y cuarto, el comienzo minimalista de
'El Magnetismo' me dio a entender que el show de los muchachos es un viaje. Y que lindo viaje. 'Mujeres Bellas y Fuertes' fue la segunda canción de la noche y la gente se encendió. A partir de acá, cada letra de cada canción fue cantada por un público extasiado
Soy uno de esos tipos que se toma su tiempo con los discos. Por eso, no conozco toda la obra de El Mató. Y por esto, las canciones mas viejas de la banda como 'Vienen Bajando' (la estuve cantando hasta el lunes) o 'Mi Próximo Movimiento' eran un descubrimiento fascinante para mí. Cabe decir que ante estas canciones, el público se exaltaba más. Cantaban cada vez más alto y a veces, dificultaba un poco escuchar lo que el bajista decía al micrófono. Pero estando tan inmerso en la propuesta de la banda, no era una molestia en absoluto. Todo lo contrario, era una bola de energía que te absorbía y hacía que, al minuto, estuvieras cantando con todos. La lista se basó mayormente en 'La Dinastía Scorpio' el disco que El Mató a Un Policía Motorizado sacó a fines de 2012 y sigue presentando desde entonces.
Después de varios amagues, (“Esta es la última canción” dijo Santi Motorizado más o menos seis veces) la canción que cierra dicho disco comenzó a sonar.
Los siete minutos y cuarenta segundos de la épica 'El Fuego Que Hemos Construido' marcaron el final de un show hermoso. Y obviamente, me dejaron con ganas de mas.




Corrosion Of Conformity - The Roxy Live 25/08

Le faltó pimienta.

Tenía mucha expectativa. Mucha. COC es una de las bandas que descubrí en 2011 cuando empecé a trabajar en radio.

Sabía que Pepper Keenan (cantante y guitarrista desde 1987 hasta 2006 cuando la banda entró en hiato) no iba a estar. No importaba. El disco homónimo de 2012 demostraba que el tridente original (Reed Mullin en batería, Woody Weatherman en guitarra y Mike Dean en bajo) tenía armas de sobra para bancarsela. Y con “Megalodon”, el ep salido a mitad del año pasado, confirmaron que estaban pasando por un gran momento.
Llegué al Roxy poco antes de las 21 hs. Corriendo, para variar. Después de comprar una remera en el enorme puesto de merchandising de Icarus, me ubiqué bien cerca del escenario.
Desde el momento en que entre al lugar, pude escuchar algunos comentarios: “Hace 20 años que los estoy esperando”. “Ojala toquen ‘Vote With A Bullet’”, “Se que salen por acá adelante siempre, así que voy a tener mi foto”.
Serían las 21:05 cuando Mullin, Weatherman y Dean subieron al escenario y pusieron en marcha esta locomotora. Porque Corrosion Of Conformity es eso, una locomotora que no se detiene nunca.
“Botton Feeder (El que como abajo)” y “Psychic Vampire” fueron las primeras dos canciones que nos partieron literalmente la cabeza. Y lo digo así porque el volumen fue realmente FUERTE. Durante la totalidad del show, los decibeles no bajaron nunca.
La gente hasta ahí, muy tranquila. Pero empezaron a sonar las notas con wah-wah de “Deliverance” y se acabó la paz. El primer gran pogo de la noche se dio con el cambio de ritmo de ese clásico de 1994. Woody, con su Gibson SG negra, siempre sonriendo y cruzando miradas con ese animal que es Reed Mullin tras los parches.
¿Mike? Concentrado en su bajo, tratando de escucharse.

Cuando sonó el riff de “Seven Days” como introducción a “Your Tomorrow”, Mike Dean empezó a quejarse de sus retornos. Haciendo caras y gestos, el colorado se molestó porque no había mejora alguna. Y esto tal vez influenció en que, después de la TREMENDA seguidilla “Mad World”-”Hungry Child”-”Priest Brains”, la banda se haya retirado sin decir ni chau.
Si. Cuando el show comenzó a ganar temperatura; cuando la gente empezó a despabilarse, fue en ese momento en el que la banda se fue y no volvió más. Poco menos de 1 hora de show. Una lástima porque, entre que estos tipos juntos suenan ajustadísimos (30 años tocando juntos se notan) y el volumen era el IDEAL, daba todo para ser una noche muy superior a la que fue.
Apenas comenzó el “vamos saliendo chicos” de la gente de seguridad, también empecé a oír eso de “romper todo” (muchos recordando lo sucedido en Hangar con Motörhead en 2004) y también, a algunos que pedían un disco como “reembolso” (la entrada costaba casi 300 pesos). Y había otros que ya sacaban hipótesis: que el retorno, que la gente; que no se la bancan sin Pepper. Más allá de todo, nunca vamos a saber bien qué pasó.
Espero vuelvan pronto (con o sin Keenan) y den un show mas a la altura de su historia. Con estos 50 minutos en los que se mezcló Black Sabbath y el Crossover, solo pudimos contemplar un poco de la magia de Corrosion Of Conformity.
Corrosion Of Conformity Written by @reznik__

viernes, 4 de octubre de 2013

Peter Hook & The Light - Teatro Vorterix 02/10/13


Unknown Pleasures

¿Cómo describir un show en el que se tocaron canciones que jamás pensaste que podías llegar a escuchar?
El 2 de Octubre, Peter Hook vino junto a The Light, su principal proyecto después de dejar New Order en 2007. Y llegó al Vorterix para presentar 'Movement' y 'Power, Corruption & Lies' los dos primeros discos de ese grupo, más algunas canciones de Joy Division.
Era martes y se empezó a comentar, en base a tweets de Hook, que se iba a hacer un set de Joy Division previo al set principal.
“Que lo tocan ellos; que es una banda soporte haciendo temas de la J; que Hook sale y hace un par de canciones”. Muchas especulaciones y pocas certezas. HASTA, que el día miércoles se confirmó lo que todos esperaban: un set de Joy Division interpretado por uno de sus creadores. 20:15 era la hora pautada.
20:10 ya sonaba 'Atrocity Exhibition' y a partir de ahí todo fue una gran cosa indescriptible. De no haber visto la lista de canciones apenas finalizado el set, no tendría ni idea de lo que pasó. El bajista nos regaló 8 placeres desconocidos para la gran mayoría de los presentes. 8 gemas que, como dije al principio, jamás pensamos que podríamos escuchar en vivo. Porque, siendo realistas, ¿quién hubiese pensado que Hook después de girar con los álbumes de Joy Division por dos años iba a despacharse con esto? Pocos. Yo no lo esperaba. Y estoy seguro que muchos de los que estuvieron en Colegiales esa noche tampoco. Esta primer parte del show me permitió sacar varias conclusiones:
-El sonido sería PERFECTO durante todo el show. Lo único criticable sería que a la voz de Peter le hubiese venido bien un poco más de volumen, ya que entre tanto bajo a veces se perdía.
-La banda es un relojito suizo. Cada nota, cada sonido, estuvo ahí. Hasta parecía fácil. Mención aparte para el batero Paul Kehoe, una máquina que no paró en todo el show.
-Por último, la influencia de la música de Ian Curtis en Sumo. Ya lo había notado en los discos, pero en vivo, fue mucho más palpable. Hasta me di el lujo de cantar encima de 'Disorder' el “Agosto, agosto” de Luca.

Para cuando arrancó el set de New Order, en el teatro se notaba la ansiedad y felicidad de la gente. Y también de Peter Hook y su banda. Porque al inglés lo vi sonreír durante gran parte del concierto. Y digo: ver al artista reírse junto a sus compañeros, ver que realmente la está pasando bien arriba del escenario, ¿no le da un plus al show? Se nota la energía, se notan las ganas. Y en cada canción del set de New Order, ya sea más oscura o más bailable, se notaba la felicidad de Hook por seguir arriba de un escenario, tocando ESAS canciones que todos querían escuchar. Es irrelevante que ahonde en la lista de temas porque, sinceramente, los recuerdos son una gran bola y no puedo más que contar en detalle el final del show.
La noche la cerró una increíble versión de 'Love Will Tear Us Apart' que dejó a los presentes extasiados. La gente aplaudió hasta el cansancio a una banda que realmente se esforzó por hacernos disfrutar del show. Hook, ya solo en el escenario, regaló su remera al público con una sonrisa de oreja a oreja.
Un tipo que disfruta de tocar dije.



Escribió: reznik__

martes, 6 de agosto de 2013

Stoner Cycles VIII: Montenegro-Leticia Soma-Los Asteroide-Nubra



¿Como arrancar la crónica de una noche en un ciclo stoner? 
Desde el domingo al mediodía cuando me levanté tenía esta pregunta en la cabeza.
Hoy decidí arrancarla de este modo:
El sábado, llegué a Casa Sic a eso de las nueve y media de la noche. Temprano para un show. Temprano para un ciclo que arrancaba a las 22hs y empezó a eso de las 23hs. Luego de encontrarme con varios amigos y de saludar a muchos de los protagonistas de la noche, pedí la primer cerveza de la noche. Porque si hay algo que tiene esta música de especial, es que no tenes que hacer pogo. No tenes que gritar en el medio de las canciones. Simplemente, tenes que pararte frente a la banda, cerveza en mano y viajar. Y que mejor que arrancar el viaje con dos bandas instrumentales. Primero, Nubra. Dos violas, un batero con remera de Lamb Of God, un bajista -"vino un amigo a tocar el bajo" me dijo uno de los guitarristas- y un proyector del que salían imágenes raras para mis ojos, creaban climas muy amigables al oído que de a poco iban intrincándose, acelerando y desacelerando continuamente. Lo mas denso (en el buen sentido eh!) y oscuro de esta primer parte del viaje, se dio cuando "El Rubio", un amigo de la banda, tomó el micrófono y empezó a jugar con su voz. Puedo asegurar que el viaje tomó un color muy diferente. De un clima a medio tiempo, el show de Nubra terminó al palo.

Pausa: empieza a sonar Them Crooked Vultures y con mi compañera y amiga de radio colgamos hablando sobre lo perfecto de este disco.
Ah! No lo dije. Entre banda y banda, mientras se preparan los que entran a la cancha, suenan cosas como Buffalo, los mencionados Vultures, Unida, Kyuss y mas leyendas del rock desértico que tanto nos fascinan, pero que ahora, no recuerdo.

Con 3 empanadas de carne siendo digeridas y la tercer cerveza en mano, me ubiqué en el medio de la habitación para poder continuar viaje con Los Asteroide. Y debo admitir que el orden de las bandas fue perfecto. Porque si Nubra fue el comienzo del viaje, la salida del hogar y la entrada a la ruta ,Los Asteroide fueron ese tramo de 150 km de La Pampa ondulada. Puro vértigo, que se magnificaba con "La Sangre De Un Poeta" película francesa en blanco y negro completamente surrealista ("Al romper las estatuas se corre el riesgo de convertirse en una, uno mismo" fue la frase que quedó grabada en mi cabeza). 
Así fue el show de estos muchachos, que al igual que Nubra, me sorprendieron gratamente. Porque yo soy de esos que van a los shows sin haber escuchado lo que van a ver. 

La segunda parte de la 8va edición del Stoner Cycles se puso áspera. Las voces agregaron otro color al viaje. Mas velocidad. Mas agresividad por momentos. Mas distorsión (y eso que ya había mucha en el aire). Leticia Soma fue una trompada en la boca del estómago. Esas que te dejan sin aire. Una seguidilla de canciones que tornaron tu lindo viaje "jipi" en cierto modo, a algo mucho mas oscuro y pesado. Nuevamente, sorprendido. 
A esta altura de la noche, no se cuantas cervezas iban ya.

Para cuando arrancó Montenegro, me colgué en el pasillo del bar de Floresta, y cuando entré a la habitación, luces rojas salían de esta. Rojo y negro eran los colores. Y lo de estos muchachos fue un viaje a parte en sí. Tal vez por la hora y ese famoso "nosequé", pero la voz de Agustín Girolami, hizo estragos en mi cabeza. Por momentos, en especial en la última canción, me recordaba a una especie de Shamán lanza conjuros. Como dije, un viaje a parte, porque sintetizaba todo lo que había sucedido durante la noche. Los climas de Nubra, el vértigo de Los Asteroide y la potencia de Leticia Soma.
¿Falta aclarar que también salí sorprendido de este show?



Cuando escucho esas frases tan típicas como "en Buenos Aires no hay bandas que valen la pena", me pregunto si esa persona se tomo el trabajo de, siquiera, abrir google, facebook, soundcloud, bandcamp, youtube y buscar algo nuevo para escuchar.
Yo el sábado vi cuatro propuestas diferentes, pero con puntos en común. Esos puntos en común, hicieron que no fuesen cuatro shows de cuatro bandas, sino un show enorme donde cuatro grupos enlazaban sus músicas, y el puente, eran muchas de sus influencias, que sonaban entre show y show. Un ciclo. 

Por esto, espero con ansias el sábado 7 de septiembre, día que se llevará a cabo la 9na edición del Stoner Cycles, donde 
tres o cuatro bandas nos darán un viaje enorme. Lo único que hay que hacer, es ver en facebook la hora, arreglar con un par de amigos y llegar a tiempo para que no se acaben las empanadas.
"STONER CYCLES VIII"
 


MONTENEGRO
http://montenegrorock.bandcamp.com/album/confusos-recuerdos-despu-s-del-coma
https://www.facebook.com/montenegrorock

LETICIA SOMA
https://soundcloud.com/leticiasoma
https://www.facebook.com/pages/Leticia-Soma/46262709085?fref=ts

LOS ASTEROIDE
http://losasteroide.bandcamp.com/
https://www.facebook.com/losasteroidemusica?fref=ts

NUBRA
https://soundcloud.com/nubrarock
https://www.facebook.com/NubraRock?fref=ts


Para mas información sobre los STONER CYCLES:
https://www.facebook.com/stonercycles?fref=ts



Si quieren putear/halagar/aplaudir/romperle algo en la cabeza/darle las gracias/escupir/etc a quién escribió la nota lo pueden hacer a:
http://www.twitter.com/reznik__

Quién escribió esto fue Guido Barandiarán.

domingo, 7 de abril de 2013

No Te Va Gustar - Costanera Sur 06/04/13

Ya no hay techo que alcanzar


Más de 55 mil personas podría significar un simple número, pero todas juntas presentes en un mismo lugar, a una misma hora y viendo a una sola banda de rock podría significar mucho más que un número. No encajan ni en la categoría de banda internacional ni en la categoría de nacional. Algunos creen que son de acá, otros de allá. Son internacionales porque son de otro país, pero son nacionales porque se los adoptó como tal. El show en Costanera Sur este sábado 6 de abril de 2013 significó todo eso y mucho más para NTVG.

No Te Va Gustar presentó su disco El Calor del Pleno Invierno en Buenos Aires. Días antes del recital se decía que habían vendido más de 35 mil anticipadas, pero el mismo sábado superaron ese número con un 55 mil histórico para la banda de Uruguay.

Mañana gris, algunas lloviznas de mediodía y  nubes inconstantes. Muchas miradas fueron al cielo para pedir que esa noche soñada no lloviera; y fue así. Una luz desde arriba hizo que el cielo se vuelva celeste y la noche del sábado esté a pura estrella para que los uruguayos y su público tengan que preocuparse sólo por disfrutar de ese show.
Más de 55 mil almas disfrutaron el recital.
FOTO: Gentileza Gabriela Jurado Prensa


La espera se acortó con la banda compatriota 4 pesos de propina. Una previa a mucho rock, ska y con un Diego Rossberg al mando de la batuta. Muy buen sonido para los uruguayos que anunciaron su fecha del 18 de mayo en Groove.

Fueron 40 minutos de demora porque el ingreso de la gente era cada vez más grande y NTVG no quería que nadie se quede afuera del inicio de este gran show que se venía. 21:40 se apagaron todas las luces, se encendieron las pantallas y las imágenes y los inserts negros iban y venían. En las imágenes se encontraban los músicos camino al escenario. Gritos eufóricos cuando aparecían y algunos silencios cuando la pantalla se volvía negra. Un cubo de hielo en lo más alto que era reflejo de la tapa del último CD. Una escenografía impecable.

Y con Sin Pena ni gloria, tema que abre también el último disco, comenzó el recital en Costanera Sur. Sin palabras de por medio, le pegaron Te voy a llevar. Un tema clásico de la banda que siempre está en los minutos finales de cada show, pero que, esta vez, decidieron revolver bastante la lista habitual para sorprender a sus fans y hacer saltar y delirar desde el arranque a ya las 55 mil presentes en el predio de lo que era la Ex Ciudad Deportiva Boca Juniors.
Emiliano Brancciari se puso al frente del gran show.
FOTO: Gentileza Julieta Raso

Esta vez sin las frases ricoteras de Todo un palo, pero con la guitarra de Pablo Coniberti que hablaba desde el comienzo junto al bajo de Guzmán Silveira que es el instrumento emblemático del tema del segundo CD de los uruguayos. 

El motivo principal de esta fecha tan importante fue la presentación oficial de El Calor del Pleno Invierno. De los 13 temas, quedaron afuera dos; pero hubo muchas historias que contar por el cantante Emiliano Brancciari previas a arrancar algunas de las canciones. Sin palabras precedentes, sonó Nada fue en vano, Religión Pagana, Destierro, El error, A las 9 y Hasta Nunca; todas intercaladas en la lista de 31 temas que tuvo el show (29 temas de ellos y otros 2 covers). 

Por el agua arrancó con un mensaje de concientización de Brancciari con la moraleja de que, en otras palabras más coloquiales, no importa la religión, el equipo de fútbol, etc, todos tenemos que saber cuidar el agua. Después, antes de cantar Desde hace un sueño, confesó que la canción fue compuesta cuando su hijo Santino tenía 1 año y, antes de que suene Ese maldito momento, que es el último corte de difusión con video clip incluido,  el argentino relató una anécdota muy particular que de una estrofa del tema. Emiliano manifestó que cada vez que llega la parte en la que dice “barro nomás” se acuerda de Curucha que hacía el gesto de que barría una escoba cuando llegaba ese verso. Algunas tímidas risas desató la anécdota que recordó a Marcel Curuchet, el tecladista que murió en julio del año pasado en un accidente de tránsito.

Otro condimento extra fueron los invitados de lujo. En Mil días, subió a cantar Fernando Ruiz Díaz, del cual los uruguayos asumieron que lo quieren mucho y que les hubiese encantado conocerlo antes. El líder de Catupecu Machu provocó algunos de sus gritos agudos y cantó el tema del cual también participó en la grabación en disco.

Como en el show en Montevideo, en Al vacío apareció sorprendentemente Chano Moreno Charpentier para sumarse a la voz del clásico de aquellos de NTVG. Los gritos de las adolescentes presentes en Costanera Sur hacían pensar que algo de Tan Biónica era testigo de la gran noche uruguaya.
El líder de Ciro y Los Persas cantó 2 temas.
FOTO: Gentileza Julieta Raso

El primer cover comenzó de la mano de Los Piojos. Una armónica conocida, con un sonido tan perfecto que parecía proveniente de un disco, y empezó esas melodías de Tan Solo. Emiliano Brancciari dejó su guitarra por un instante y disfrutó de cantar las primeras estrofas del clásico emblemático piojoso. Sin embargo, en la segunda estrofa un tal Andrés Ciro Martínez haría su presencia física para continuar con su tema cantado por las más de 55 mil personas. Más gritos de aceptación a otro de los invitados estrellas del show. Y, como si fuera poco, se vino Tan lejos, con un Ciro que se ponía en el papel de showman para decir cada verso de una de las letras más hermosas ntvgeras; un Emiliano Brancciari que disfrutaba con adoración cantar fuera de micrófono cada palabra y con un Martín Gil que sumaba a las voces y pedía a todos que lo ayude con algunos momentos de la canción. 

Y para el pogo y los cantos eufóricos descargables de energía sonaron Nada para ver, Mucho más feliz, Fuera de control, Pensar, El Camino y Mirarte a los ojos. Y, para darle una pausa de saltos, pero con una alma cargada de lindas melodías se escucharon Chau y Verte reír y las más coreadas por el público: Clara y No hay dolor. Cuando se juntaban todas las voces en una misma canción parecía un coro de ángeles cerca del río. Fueron 29 temas autóctonos envueltos en una lista poco habitual. Fue una de las gratas sorpresas para los fans. Nuevos enganches de temas, un orden poco habitual en la lista, con baladas, reggaes, rock, ska, con todo tipo de ritmo para quedarse sin respiración.

Llegó el casi final del show, los músicos comenzaron a desaparecer del escenario, pero la pronta vuelta fue uno de los momentos más emocionantes de la noche. Los 9 músicos solos con 3 micrófonos de pie. En el medio, Emiliano Brancciari explicaba que cantarían Te abracé en la noche de un cantautor uruguayo llamado Fernando Cabrera. A capela, con voces principales a Martín Gil, Guzmán Silveira y Emiliano Brancciari y con la incorporación en los coros del resto de la banda: Gonzalo CastexDenis Ramos, Mauricio Ortiz, Diego Bartaburu, Pablo Coniberti y Francisco Nasser. Mientras, en el medio de frases como “Te abracé en la noche, era un abrazo de despedida, te ibas de mi vida” se veían en las pantallas videos de Marcel Curuchet, llenos de risas, miradas cómplices y recuerdos nostálgicos pero alegres a la vez.
La banda completa cantando un cover uruguayo.
FOTO: Gentileza Julieta Raso

Fue el momento de pausa, de reflexión, esos que dejan lagrimeados los ojos, en el cual No Te Va Gustar recordó a Curucha. Fue un instante de fin y un comienzo de la última canción del recital, del himno del grupo uruguayo denominado No era cierto.

Un nuevo año para NTVG, el número 13, ese que no mencionan en sus discos; con un CD número 7, con 1 nuevo integrante y con el talento musical, respeto personal y sueños de siempre.

La banda uruguaya parece que los encuentra de cara a una renovación que promete ser más grande de lo que son. Ya no son una banda con un nombre chistoso; sino que son un grupo de 9 artistas rodeados de un equipo inmensamente trabajador y respetuoso que lograron reunir más 55 mil almas en un solo lugar para brindar una noche inolvidable.


Por Florencia Martínez
@mariflumartinez
NTVG se despide de Buenos Aires junto a Ciro y Ruiz Díaz.
FOTO: Gentileza Gabriela Jurado Prensa

LISTA DE TEMAS
No era cierto
Sin pena ni gloria
Te voy a llevar
Destierro
Verte Reir
Nada fue en vano
Angel con campera
Por el agua
Tu defecto es el mio
Mil días (con Fernando Ruiz Díaz – Catupecu Machu)
Mirarte a los ojos
Hasta nunca
Pensar
Religión pagana
El Camino más largo
Desde hace un sueño
El error
Al vacío (con Chano – Tan Biónica)
Nada para ver
Ese maldito momento
Tan lejos (Con Ciro – Ciro y Los Persas)
Mucho más feliz
Clara
La soledad
A las nueve
No hay dolor
Cero a la izquierda
Chau
Fuera de control

Bises
Te abracé en la noche
No era cierto

martes, 12 de febrero de 2013

Con fotos y palabras... Así se vivió el CR2013


El escenario principal a lo lejos en las primeras horas
Cuántas anécdotas por contar después de 3 días a puro festival. Fue sábado, domingo y lunes. Fueron tardes en el río, mates en las rocas, hamburguesas, milanesas o choripanes saboreadas en las mesas de plástico que eran restaurantes de lujos y fueron varios tragos de cerveza, fernet y hasta sangría en los pasillos de tierra previos a la entrada al Aeródromo de Santa María de Punilla.

El mural para la foto del recuerdo.
Miles y miles de cordobeses trabajando para albergar a más de 30 mil personas que se acercaron al pueblo y sus alrededores sólo por amor a la música. Camping, hostel, hotel, casas o departamentos, todos eran los hogares en el feriado por carnaval. Con remeras del Festival, algunas de las bandas convocadas y muchos con tatuajes en diferentes puntos de su cuerpo.

En su mayoría, provenientes de Córdoba capital y sus alrededores y en su minoría del resto de las provincias del país. Porteños, sanjuaninos, mendocinos y tantos otros jóvenes en busca del paisaje de las sierras y sus pequeños ríos y del buen rock, heavy metal y hasta reggae.

Pappo, Luca y el Flaco unidos en el mismo mural.
Dentro del predio no sólo la música era la protagonista. Murales en banderas de las figuras emblemáticas del rock como Luca Prodan, Luis Alberto Spinetta, Miguel Abuelo, Pappo; un mural gigante en el cual había diferentes expresiones, entre las cuales figuraba el “Justicia o Libertad para Callejeros”, stands con comida y bebida auspiciantes del festival, gran cantidad de baños químicos desparrramados por distintos puntos del predio y varios juegos a los cual subirse. El toro mecánico y la vuelta al mundo eran los grandes protagonistas de la diversión, junto a los shows de Fuerza Bruta. 

El agua, clave para la hidratación.
Patrocinados por el Ministerio de salud de la Provincia de Córdoba se encontraban los puestos con agua mineral y barritas de cereal nutritivas gratis; al igual que un yogur bebible y una leche chocolatada; todos contribuyendo para alimentarse después de tantas horas caminando al aire libre.

Las chicas desde temprano en las vallas.
Los servicios de emergencia de salud estuvieron al pie del cañón y casi ni se vieron descompensados. En el peor momento de casi aplastamiento, en los recitales principales de las bandas o artistas de público más convocante, los de seguridad estaban atentos brindado sorbos de agua y mirando que nadie termine aplastado por las vallas que separaban el público del escenario.

El pogo de Kapanga, infaltable.
Disfrutar el recital para algunos era estar sentados en el pasto o hasta recostados en un rincón lejano al escenario, con los oídos puestos en las canciones. Para otros significaba estar de pie viéndolo a través de las pantallas enormes metros atrás. Para otros era la búsqueda, aunque se viera minúsculo, de la figura que cantaba. Para algunos era quedarse cercano a las vayas para comandar el pogo. Para otros era desvivirse cantándole a la voz líder, pegado a la vaya, no midiendo la dimensión de la gran cantidad de gente que le seguía atrás y sólo pidiendo a gritos una mirada, un saludo o un simple gesto de pertenencia y comunicación con el músico en escenario.

El camino de la amistad hacia el predio.
El Cosquín Rock tiene esa magia de estar todos unidos por la música. Un poco más cerca, un poco más lejos; solos, en pareja, con amigos o hasta en familia, cada uno vive a su manera el festival más grande y más convocante de Córdoba que crece año a año por su buena organización. Un Cosquín Rock que busca afianzar esa relación indescriptible y emocionante entre el público y los artistas.






Florencia Martínez
@mariflumartinez
La espera por su banda preferida.

Murales por todos lados y un pedido por Callejeros.


Las sierras cordobesas: el paisaje ideal.


Los baños químicos presentes en cada rincón.

Los restaurantes de lujo camino al predio.

Todos ofrecen, todos brindan.

Las carpas en el medio de los pastisales.

El Río Cosquín, atracción de baño para los jovenes.

La vuelta al mundo, una de las atracciones
Santa María de Punilla en su esplendor.





A la espera del show principal
La Avenida San Martín

Cosquín Rock 2013: Día 3

 El broche de oro en las sierras


Llegaba el último día del
Cosquín Rock 2013. Ya con menos público metalero entre las calles, pero ya con una caracterización que ayudaba a saber de qué se trataba esta tercera jornada del festival de Córdoba. Rastas por acá, remeras de Bob Marley y algunas pulseras, remeras y tatuajes con los colores jamaiquinos simbolizaban que se venía el temático de reggae en el escenario secundario. 

Aunque, del otro lado, bandas de esas que llevan años y años en el populismo argentino, con público fiel y muchos amantes de sus shows en vivo, estarían en el escenario principal. Centrado en el rock, pero hasta con momentos de pop y de música absurda, iba a conformar los protagonistas del día cierre del CR2013

Caperucita Coya rockeó en el comienzo.
Bien temprano llegaría la primera grata sorpresa de la tarde. Inaugurarían el escenario principal los Caperucita Coya, la banda de adolescentes, con mucho power rock. Integrada por Simón Rutilo (voz y guitarra), Martín Pla Filippelli (guitarra), Tomás Noxico (bajo) y Federico Schillagi (batería), a los gritos de recomendaciones de los pequeños rockeros como “escuchen bandas nuevas” y con una voz particular de su cantante Rutilo, la banda conquistó a los poquitos cordobeses que se acercaron tan temprano. Hasta entregaron algunos discos a la muchachada para que puedan conocer su música más a fondo.
El Kuelgue desplegó su música y humor absurdos.

El turno de El Kuelgue llegó a continuación. Muchas sonrisas conocidas, algunas caras familiarizadas con su música y el rock casi pop absurdo marcaría más risas en la tarde del lunes. El humor característico permaneció en el escenario con el lenguaje particular del cantante Julian Kartun; que hacía juego de voces todo el tiempo, con un canto por momentos hablado y por otros entonado; sumado a los sonidos y chistes del tecladista Santiago Martínez; también un talento de voz nato para acoplarse a la cálida y bailantera música del El Kuelgue. Fue media hora de sonrisas del grupo numeroso que cautivó a todos.
Contravos y Gaby Jurado a puro reggae.

En el principal seguía con Las Manos de Filippi, a puro ska y haciendo desatar el salto efusivo con aquel Señor Cobranza conocida popularmente gracias a la Bersuit Vergaravat. Sin embargo, en el otro ya habían pasado Lado 20, Cuanto Loco, Zumbira Ecos Palmares, Ron Damon y llegaría el turno de Contravos. La banda liderada por Gabriela Jurado marcaría la tarde de reggae con aplausos, sonrisas y momentos instrumentales para reggaer. Al compás de Palabras, el tema más popular y pegadizo del disco debut, y con un cierre con un mensaje clave: haya paz. Y, de esta manera, con Buscando la Paz, canción de Actor espectador, la banda compuesta por Marcelo Telechea (teclados), Maximiliano Calello (guitarra), Pablo Loban (batería), Santiago Vicente (bajo), Gaby Jurado (saxo y voz) y coros femeninos acompañarían los primeros grandes momentos de reggae.
Wallace fue un agradecido al Cosquín.

La otra cuota femenina llegó de la mano de Hijas de Zion y el otro reggae de viejos conocidos nació de Riddim, la banda de hits como Hey Bredda y Tu amor que seguían calentando el escenario de reggae.

Aunque, los grandes pogos se verían allá en el escenario principal. Había que realizar una larga caminata para empezar a palpitar los shows de Massacre y Kapanga respectivamente. Wallace arrancó diciendo que “En Buenos Aires tenemos captura” y allí arrancó el recital con su último corte de difusión Tengo Captura. Un Wallace agradecido a José Palazzo por el festival, insultando irónicamente a las autoridades, con sus pescadores y remera negros y su camisa escosesa roja, sería el anfitrión principal de la tarde massacrera. Siguió La octava maravilla y Tanto amor, dos temas popularmente escuchados en todas las radios, y culminó a puro salto y gritos eufóricos de cara al escenario cargado de músicos y muñecos a sus alrededores.
El Mono de Kapanga animó el festival.
Quien sino Kapanga para desatar el pogo más grande del Cosquín Rock. Con el Mono como estandarte, con temas himnos como Ramón, Me Mata y El Mono relojero y otros de su último disco titulado Lima, cargados de ska, con sonido similar a un cuarteto rockero, llegarían los kapangueros animadores de festivales. El amiguero momento llegaría con 3 invitados de lujo para tocar en Fumar: Micky Rodríguez (líder de La Que Faltaba y ex Los Piojos), del cual El Mono lo definió: “Él siempre será un piojoso”; también de Panchito Chévez (el músico cordobés que le faltan las piernas y las manos; pero toca la armónica como los dioses); a quien el líder de Kapanga miró al público y afirmó: “Cuando yo estoy mal, pienso en él”; sumado a Dani Jiménez, el periodista guitarrero de la radio Vorterix. Sin embargo, el gran chiste del hincha de Quilmes fue cuando comentó al público: “Si lo ven a Calamaro por Carlos Paz díganle que convide”, refiriéndose a la joven novia del salmón.
Kameleba y su reggae de San Luis

El reggae volvió a vibrar en el escenario 2 con Kameleba. La banda oriunda de San Luis demostró tener su público conocedor y, con Darío Alturria y su voz característica y sus bailes alegres, los Kameleba darían los primeros movimientos musicales con masiva concurrencia y ya con el clima cálido fresco de la tarde noche. Posteriormente, Resistencia, los talentosos instrumentalistas Dancing Mood, los en ascenso Zona Ganjah y los populares Nonpalidece cerrarían el escenario temático de reggae en el último día del festival.
Molotov y sus mexicaneadas.

Molotov rompieron musicalmente los parlantes del principal a puro rock rap. Los mexicanos preguntaron a los argentinos si estaban cansados y desataron a puro salto cabrón en el escenario cordobés. Gran show de los amigos de Illya Kuryaki and The Valderramas, quienes con su Ula Ula y sus hits también reventaron Cosquín. A puro funk, la banda de Dante Spinetta y Emanuel Horvilleur, invitó a tocar Remisero al basquetbolista Fabricio Oberto y Madafaka a los mexicanos de Molotov.

El cierre final llegaría con dos bandas con un rock y letras totalmente opuestos y hasta con un público distinto también. Por el lado de los Babasónicos, su rock casi titulado pop, con su Adrián Dárgelos coqueteador, letras juguetonas, con el sonido siempre impecable y con las jóvenes glamorosas que los siguen.
Por el lado de Las Pastillas del Abuelo, la siempre fiesta pastillera estaría basada en juego de luces, banderas, remeras de sus fans y los sálticos divertidos de Piti Fernández y compañía. 

13º edición del Cosquín Rock que nuevamente burló a las tormentas anunciadas para uno de los días y lo transformó en el festival más impresionante de la Argentina, en el cual conviven cientos de bandas del under que buscan aportar su música a la grilla; grupos de los denominados populares por su convocatoria masiva y artistas que son leyenda del rock nacional. Alegría cordobesa, caras de todas partes del país y un Santa María de Punilla y un Cosquín revolucionados son también protagonistas del exitoso festival que crece increíblemente año tras año después de aquel primer debut en el 2001.

Florencia Martínez
@mariflumartinez


domingo, 10 de febrero de 2013

Cosquín Rock 2013: Día 2

La música transformó en un cielo celeste aquellas lluvias


Que sí que no, el día dos del
Cosquín Rock 2013 parecía peligrar en cuanto a clima. Toda la mañana con nubes grisaseas, de esas que intimidan y anuncian agua, provocarían esa lluvia torrencial de mediodía. Fueron largos minutos, paraba, se asomaba el sol, volvían aquellas nubes y volvía a llover. Mientras tanto, en la media tarde, se escuchaban a algunas bandas realizar la prueba de sonido; mostrando oídos de esperanza y súplicas de que esas gotas desde arriba no vuelvan a aparecer.

Y ya a las 16 hs. parecía que aquellos primeros miedos de la cancelación del día 2 ya no estarían presentes en el Aeródromo de Santa María de Punilla. Más cielo que nubes, más sol que lluvia y el CR2013 estaba viviente. 

Las calles de mezcla metalera, con el rock chabón que acompaña a Pity Álvarez y hasta con remeras de algunas bandas uruguayas eran protagonistas de esta gran variada grilla que presentaba el domingo. Por el lado del escenario secundario, se iba a presentar exclusivo de heavy metal, de ese rock al palo, con un toque de melodías y letras lentas, pero en su mayoría con ritmos que taladran el cerebro y hace mover las cabezas. En él Horcas, Carajo, Exodus, Almafuerte, entre otros.

El power trío fue local en Córdoba
La primera gran aparición de la tarde venía de la mano de Eruca Sativa. Remeras y bandas de sus fieles seguidores por todas partes que demostraban que los Eruca eran locales sin dudarlo. A pesar de los pocos minutos en escenario, se lució el bajo de Brenda Martin, con gratas sonrisas, saludos personales, oído atento a los gritos de cada fan; la batería de Gabriel Pedernera, que no paró ni un segundo; y la guitarra y voz de Lula Bertoldi, que con sus calzas negras de cuero bailó, cantó y tocó grandes solos para la euforia de todos. Show corto, tocaron temas de su reciente CD Blanco y de los otros discos, pero los cordobeses agradecieron desfilando por la pasarela que no todos se animan a usarla en esta 13º edición.

Facundo Soto y su rock and roll
Llegó el turno de Guasones. La banda oriunda de La Plata tocó cada uno de sus hits, incluido Farmacia y Reyes de la noche, se vio fascinación de cada joven seguidor y el cantante Facundo Soto bailó al ritmo de su rock con su canto hablado rollinga; que se desplazaba por todo el escenario buscando la complicidad del público.

Carajo junto a Nonpalidece homenajeando a Bob Marley
El momento más tranquilo; pero más sorprendente gratamente a la vez, tuvo lugar en el Tributo a Bob Marley impuesto por Nonpalidece y algunas bandas y artistas amigos. Nestor Ramljak animó el gran show de la tarde. Brilló la versión en castellano de Three Little birds realizada por Ciro Pertusi –ex Ataque 77 y actual Jauría- Redemption Song por Pablo Molina – ex Todos tus muertos- , War junto a Carajo (Marcelo Corvalán, Hernán Langer y Andrés Vilanova) y muchos temas más para los cuales subieron Malena D'Alessio de Actitud María Marta y su rap hip hopero, el Negro García López con la compañía de la guitarra y Hugo Lobo y su trompeta de Dancing Mood. Todos bailaron al compás de reggae del gran Bob Marley, debido a que sonaron pocos clásicos; pero el cierre final vino de la mano de I shot the sheriff

Zambeada rockera con Catupecu, Carajo y García López
De la música jamaiquina el escenario principal pasaría al rock de Catupecu Machu. Protagonista el riff que alguna vez Fernando Ruíz Díaz se subió en el Cosquín y, desde aquella vez en que no paraban de aplaudirlo, lo implementaría en cada show para “revivir” el festival cordobés, según palabras de la voz líder. También Fernando hizo mención cuando su público eran sólo 36 y que ahora hacen “quilombo”. El mismo quilombo musical se vio en el mejor momento de la tarde noche. Subió nuevamente la banda Carajo y el guitarrista García López y tocaron junto a Catupecu Y lo que quiero es que pises sin el suelo, desatando una eterna zambada de todos instrumentos, en especial de guitarras, que le brindó el broche de oro al show de Catupecu.

Pity Alvarez cirqueando con fuego
Después de varios minutos de prueba de sonido, llegaría el gran turno de Viejas Locas de la mano del inoxidable Pity Álvarez. Musculosa púrpura, camiseta del mismo color y traje negro. El showman Pity arrancó con un blues, en el cual se lució con su voz y sus bailes llenos de pasos indescriptibles en sus pies,y siguió con gran repertorio de la banda de Lugano. Habló de la partida reciente de dos de sus integrantes, les deseó suerte porque “se fueron bien”, cantó Me gustas mucho y se refirió a los hombres que tienen hijos para dedicarle el gran tema Homero. Hubo tiempo para Adrenalina y para un cierre a puro rock bluesero de la mano de Lo Artesanal. 

Los uruguayos de vuelta en tierras cordobesas.
La Vela Puerca iba a decir presente pasadas las 23 hs. Mucha vuelta de lista de temas, algunos temas de Piel y Hueso y aquellos clásicos como Va a escapar, Mi semilla, Por la ciudad, José sabía y Zafar; una muy buena versión distinta de Burbujas que después siguió con su melodía original y un cierre lleno de magia. El público cordobés es muy velero y la banda uruguaya se volvió a sentir como en su casa después del agite y saltos en cada rock ska de los liderados por el Enano y el Cebolla.

Dos pesos pesados iban a darle final al día 2 del Cosquín Rock 2013. Por un lado, en el escenario principal, Las Pelotas abrirían con el lento Cuántas Cosas de su reciente disco de estudio Cerca de las Nubes; para pasar por todos sus hits, como Pasajeros, Personalmente, Bombachitas Rosas, entre otros. Por el otro, Almafuerte haría de las suyas en el escenario secundario. Con Ricardo Iorio a la cabeza y la guitarra del Tano Marciello, sería un cierre a puro heavy metal del bueno.

El sol no defraudó en el Día 2 del CR2013 y pudo  brillar cada banda de la fecha en su esplendor. Nuevamente gran concurrencia, más de 40 mil personas, por todos los costados almas cargadas de música y unos artistas que respetaron el gran público y agradecieron los coros y saltos en cada momento que les tocó pisar fuerte el escenario cordobés.

Florencia Martínez
@mariflumartinez



Cosquín Rock 2013: Día 1

Paseando por los escenarios


Todas las revoluciones emocionales estuvieron en el primer día del
Cosquín Rock 2013. Como cada año, la ciudad de Cosquín y alrededores se visten de anfitriones para recibir a los miles de personas provenientes de diferentes puntos del país.

El escenario principal en sus comienzos.
Se respira festival en cada calle de Santa María de Punilla, con puestos ambulantes que venden desde remeras de las bandas, aros, hasta todo tipo de comidas y bebidas, entre los cuales los grandes protagonistas son los panes rellenos, los choripanes y hamburguesas, el clásico cordobés fernet y también la sangría y cerveza. El caminar es rock. Ya cada uno con la remera de su grupo o artista preferido o de ediciones pasadas del festival, cantando algunas canciones y con un baso en la mano antes de llegar a destino.

Los grandes metros que separan el Aeródromo de la entrada principal permite que sea un desfile de jóvenes relajados en busca de un sábado a pura música. El shopping previo otorga todo tipo de ofertas para comer o tomar antes de ingresar al predio y hasta con parlantes al palo para hacer sentir a las más de 40 mil almas en su casa, en la casa del rock.

Día 1: Sábado 9 de febrero de 2013. En el escenario principal arrancaría la banda de Gustavo Spinetta, Amel, uno de los hijos del inolvidable “Flaco”. Con un clima más que acompañable, promediando los 30 grados y con más sol que nubes, daría inicio el primer día de la 13º edición del Cosquín Rock. Entre escenario principal y secundario, se vería un amplio mix de rock and roll. Poco reggae y heavy metal, debido a que los otros días iban a tener su oportunidad de colmar la grilla.

Científicos Del Palo, marplatenses en ascenso.
Las primeras gratas sorpresas aparecieron en el Escenario Movistar. Alrededor de 50 personas para escuchar a La Piedra, proveniente de San Luis, y Científicos Del Palo; banda marplatense en ascenso que este año tuvo mucho protagonismo en la agenda cultural de la ciudad de Buenos Aires. Lo mismo pasó con Q Acelga, el power trío femenino que con rosas y tatuajes, saltaron al ritmo de su punk de rock y sonrisas. Es cierto que estas bandas “escupen” el show porque tan sólo tienen 20 minutos en promedio para tocar; pero también es cierto que para ellos es un sueño hecho realidad; debido a que tocar en el Cosquín Rock te abre más puertas de las que se cierran y porque tocan grandes artistas emblemáticos.

La Que Faltaba con Micky Rodríguez a la cabeza
En el medio de ambos, sonaban Micky Rodríguez y sus pantalones chupines rojos en el escenario principal, a través de La Que Faltaba. El ex bajista de Los Piojos siempre repasando hits piojosos como El balneario de los doctores crotos, Fijate y Dolores. Un poco más de media hora para palpitar los shows individuales de los señores ex Serú Girán: David Lebon y Pedro Aznar.

David Lebón y su música
Dos perfiles distintos arriba del escenario. Un Lebon más chistoso con frases como: “Tengo 60 años y sigo haciendo lo mismo: no trabajar” y otra bromista e irónica como “Siempre me gustó tocar la viola y no hacer nada y encima me pagan”; que conquistó al público joven con esas palabras, algunos solos de guitarra y algunos hits emotivos como Mundo agradable. Y, posteriormente, un Aznar más pausado, mas “respetuoso” con frases como “Gracias por venir” y “Qué lugar hermoso” y más melancólico con su bajo tocando algunos temas de aquel Tango 4 como Tu amor y Mientes.

1 Segundo es Demasiado en el escenario 2
Salta La Banca y su compromiso social
Previo al gran final del Día 1, en el escenario secundario, se comenzaron a escuchar voces de lucha. En el escenario en el cual en un principio iba a tocar Casi Justicia Social (la banda de Patricio Fontanet), que no pudo hacerlo por el pedido de prisión al músico, los fieles seguidores y bandas amigas expresaron su angustia, enojo y hasta tristeza por lo sucedido. Primero, 1 segundo es demasiado a través de la remera de Gustavo Garelli que decía “Justicia por Callejeros” y las palabras de indignación por el caso, mientras que después Culpables de este sentimiento reversionó el tema Suerte de Callejeros, que hizo enloquecer a las cientos de almas que encontraron su momento de la banda de sus vidas en ese instante de desahogo musical, con el final de las palabras en vivo de los sobrevivientes de Cromañón reclamando que se liberen a los músicos de CJS y diciendo, siempre, una sola palabra: justicia. Lo emotivo llegó con la previa de Salta la Banca. Informe de TVR de Cromañón, en el cual se ven las palabras descencontradas de los políticos y los familiares y en el cual se muestra un solo fin: libertad para los músicos, recuerdo hacia las víctimas y ponerse en la mente del sufrimiento de los sobrevivientes. Con Santiago Aysine como animador, sobreviviente de la tragedia, y con su remera de “Libertad para Callejeros”, arrancó el show de los “saltis”. Con Falto de Asfalto, un repaso de su último CD Copla, en homenaje íntegro al desaparecido Luciano Arruga, los hits de la banda y los cientos de seguidores que viajaron con las banderas de siempre y las remeras en sus pechos, SLB fue uno de los primeros protagonistas del escenario 2; ya que después con el Cielo Razzo, El Bordo y Ojos Locos iba a seguir la racha de grupos jóvenes de seguidores adolescentes pero más fieles. El cierre final estuvo con La 25 y Los Gardelitos, dos “viejos conocidos” que también enloquecieron al CR2013.

Pero todos los caminos condujeron al principal del Cosquín Rock 2013. Mucha gente ingresando después de las 20 hs. para vivir grandes artistas con clásicos de aquellos de esos que siguen viviendo en los sentimientos de los argentinos.

Fito Paez brilló con sus clásicos de amor
La etapa nocturna arrancó con Fito Páez. Con varios años de ausencia en el festival, el gran Fito repasó todo su El amor después del amor desde principio a fin. Con su traje blanco, su piano y su fachada habitual, se escuchó Pétalos de sal, con la voz grabada de Luis Alberto Spinetta, que llenaron la noche de aplausos y lágrimas de melancolía. Algunos cambios de tonos de voz, otras olvidadas de frases, pero las más de 40 mil almas acompañaron el coro de aquellos clásicos letristas como Brillante sobre el mic, Tráfico Por Katmandú, Un vestido y un amor, entre otros.
Ciro y Los Persas hicieron el pre cierre
Y llegó primer show final de la noche de la mano de Andrés Ciro Martínez. Arrancó Astros, primer corte de difusión de 27, el último CD de Ciro y Los Persas, y siguió de los clásicos piojosos como Taxy Boy, Tan solo, El Farolito, entre otros. Pero el momento más gratificante fue cuando Ciro tocó con su guitarra el tema homenaje a los veteranos de Malvinas. Uno a uno aparecieron algunos ex combatientes con sus banderas argentinas con la Isla de Malvinas en el centro de ellas y posteriormente les dedicaron unas palabras de agradecimiento al ex líder de Los Piojos. Ciro tocó 2 horas, se paseó por la discografía joven junto a Los Persas, por Los Piojos, y dejó efusiva a los miles de jóvenes que se acercaron al primer día del CR2013.

Charly García y su repertorio imborrable
Todos esperaban la llegada de la leyenda viviente del rock nacional. Y con Cerca de la revolución comenzó la gran noche de Charly García. Arrancó con un bajo sonido en el micrófono de su voz, que hasta fastidió al cantante, pero la solución llegó post pequeño intervalo. Sonaron Asesiname, Yendo de la cama al living, Demoliendo hoteles, Rezo por vos, Mucho mejor, entre tantos clásicos emblemáticos del rock argentino. Bromeó a lo Charly con frases como: “Es bueno verlos, aunque no los conozco”. Cuando todos le pedían a gritos el reencuentro de Serú Girán en los escenarios; Charly paró a la multitud y dijo: “Ya lo sé muchachos y lo tengo todo dibujado”.
Reencuentro Serú Girán
Y a minutos del cierre, aparecieron nuevamente en escena David Lebon y Pedro Aznar para revivir junto a Charly el reencuentro casi total –el baterista Oscar Moro falleció en el 2006- de Serú Girán. En un diálogo público, Charly le preguntó a David si venía ensayando y Lebón ironizó: “Algo ensayé esta tarde”. Y allí sonaron Perro andaluz y uno de los mejores temas del rock nuestro: Seminare
Y con Canción para mi muerte concluyó pasadas las 2 de la mañana el show de uno de los padres del rock nacional y el primer día del Cosquín Rock 2013.

Más de 40 mil almas vivieron el sábado. Disfrutaron de música, amistad y de esos momentos únicos e históricos que llevará por siempre la historia del rock argentino. Y eso que recién empieza…


Florencia Martínez
@mariflumartinez